Lo remoto de la situación de Islandia y su difícil acceso hace que las primeras referencias a los minerales de la isla sean tardías. No fue hasta 1669 cuando se descubre y se estudia el espato de Islandia, publicándose un tratado al respecto: Nova Experimenta Crystalli Islandici Disdiaclastici siendo su autor Erasmo Bartholino, profesor en la Universidad de Copenhague.

Las primeras citas de las zeolitas islandesas datan del s. XVIII. No se profundizó en su estudio y origen hasta el s XIX. Los primeros análisis de muestras islandesas y de las islas Faeroes fueron publicados en 1818 por Hisinger. A partir de esos análisis las zeolitas islandesas atrajeron la atención de numerosos mineralogistas, reconociendo la importancia de estos afloramientos. Rammelsberg citó la presencia en 1860 de las siguientes zeolitas: thompsonita, natrolita, escolecita, mesolita, levyna, phillipsita, chabasita, epistilbita, heulandita y estilbita.

Ya en el s. XX numerosos investigadores han explorado la isla y descubierto numerosos afloramientos de zeolitas, describiendo correctamente las diferentes especies.

En la isla no existen depósitos de minerales metálicos de importancia o económicamente explotables, sólo reviste interés económico la explotación de algunas rocas, como la piedra pómez y el basalto. Por otra parte, gracias a la abundancia de energía eléctrica de origen geotérmico, existe una industria de producción de aluminio metálico y ferrosilicio con materias primas importadas.

Geología

Islandia es la mayor isla volcánica del mundo. Está situada en el Atlántico Norte, entre Europa y Groenlandia, justo al sur del Círculo Polar Ártico. Ocupa una superficie de unos 103.000 km2. Lo remoto de su situación y la dificultad de su acceso hasta tiempos relativamente recientes hace que su mineralogía no sea muy conocida, y la presencia de ejemplares en el mercado español es escasa.

La geología de Islandia es espectacular. A su situación geográfica, en el centro de la dorsal del Atlántico Norte, se une el hecho de que se halla situada sobre un punto caliente, una pluma ascendente del manto terrestre, que surge desde unos 400-600 kilómetros de profundidad. Esta pluma de magma ha levantado la corteza haciendo aflorar la dorsal por encima del nivel del mar, alcanzando los 2.110 metros de altitud en la montaña más alta de la isla, el Hvannadalshnúkur.

Este hecho, bastante insólito, nos da idea de las fuerzas geológicas que se manifiestan en este país, donde son extremadamente frecuentes las erupciones volcánicas, en forma de volcanes en fisura, además de los típicos edificios volcánicos cónicos y volcanes en escudo, y donde la energía del interior de la Tierra se muestra en forma de geiseres y otras manifestaciones geotérmicas, terremotos y la existencia de valles rift donde se siguen separando las placas litosféricas.

La pluma actualmente situada bajo Islandia, concretamente a 200 km del límite entre las placas, bajo el glaciar Vatnajökull, se ha desplazado desde las islas Faeroes (situadas al norte de la isla de Gran Bretaña), dejando una cordillera subacuática bajo el océano. Por otro lado, la dorsal mesoatlántica separa América del Norte de Europa a una velocidad de entre 1 y 3 cm al año.

Islandia está formada principalmente por rocas basálticas que provienen de la roca del manto y su mezcla con las rocas encajantes de la pluma. Existe asimismo gran cantidad de riolita (roca volcánica de composición similar al granito) y toleíta (la toleíta es un basalto pobre en olivino).

La isla es relativamente joven, apenas 24 millones de años, las lavas más antiguas son del Cenozoico, siendo las más antiguas las más lejanas del eje de la dorsal, que cruza la isla. Las rocas muestran en numerosas ocasiones alteraciones hidrotermales y metamorfismo.

Mineralogía: las zeolitas y apofilitas

Las zeolitas y apofilitas se encuentran en algunas localidades, situadas casi todas ellas en los extremos este, oeste y noroeste de la isla, las zonas más antiguas y separadas de la dorsal. Las zeolitas tapizan cavidades dentro de la roca de toleíta y basalto, algunas de estas cavidades son de gran tamaño.

Hay varias localidades que han dado muestras de gran calidad de zeolitas, algunas de las cuales se conservan en el Museo de Geología de Copenhague. La más conocida es Teigarhorn, en el este de la isla. Esta localidad ha estado produciendo buenos ejemplares desde hace más de 200 años. Actualmente se halla protegida por la Ley, por lo que la recolección de muestras está prohibida.

La roca matriz de estas zeolitas es la toleíta, en la cual aparecen cavidades y geodas de más de un metro de diámetro. En estas cavidades han aparecido analcima, chabaizita, estilbita/epistilbita, gismondina, erionita, heulandita, mesolita, levyna, escolecita, phillipsita, mordenita, etc. además de otros minerales como aragonito, calcita, cuarzo, calcedonia, ópalo, okenita, girolita, etc.

Otra localidad, también cerrada a la extracción de ejemplares, es la mina de Helgustaᵭanáma, que se dedicaba a la extracción de espato de Islandia, situada asimismo en el este de Islandia. Esta mina era conocida por la calidad del espato de Islandia que producía, y en ella se podían encontrar buenas muestras de estilbita, heulandita y laumontita.

Cerca de la capital de la isla, Reykjavik, en Hvalfjörᵭur, en el oeste del país, se han encontrado buenas muestras de chabasita, mesolita, analcima, heulandita, estilbita, epistilbita, thomsonita, etc.

Otras localidades que han producido zeolitas son, entre otras, Hvammur, Skorradalur, Skagafell, Hafrafell, etc.

Las zeolitas que forman cristales más grandes son la chabasita, mesolita y la estilbita, que pueden formar cristales de varios centímetros. Más raramente puede alcanzar este tamaño la levyna y la escolecita. La heulandita es muy frecuente y también da cristales con frecuencia de buen tamaño.

Por otro lado son conocidas de antiguo las apofilitas de color blanco, translúcidas o transparentes, que forma cristales de más de 3 centímetros de longitud, provenientes de localidades islandesas como Teigarhorn, Hvitarvik y Rauᵭafell. En las islas Faeroes, se han hallado especímenes similares (principalmente en las islas de Bordoy, Eysturoy, Estreymoy y Sandoy) con mucha más frecuencia que en Islandia, algunas incluso de color verde y rosadas.

Zeolitas en las Faeroes han aparecido en varias canteras abandonadas y trincheras de carreteras. Estos minerales han aparecido cuando se empezaron a construir carreteras en las islas, a partir de la Segunda Guerra Mundial, al abrir cortes y trincheras en las montañas durante su construcción; y en las canteras para extraer el material de para las obras de fábrica de las mismas. Anteriormente apenas había referencias a estas especies, siendo las más conocidas del año 1907.

La levyna tiene su localidad tipo en la isla de Sandoy. Especies como la chabasita, estilbita, thomsonita, escolecita, mesolita, analcima, cowlesita, mordenita, etc.; y en alguna de ellas se ha citado la presencia de cobre nativo asociado a algunas de estas especies. La estilbita de las islas Faeroes presenta un hábito algo diferente a la islandesa, pero también alcanzan tamaños centimétricos. La thomsonita de las Faeroes también es de mejor calidad que la islandesa y de mayor tamaño.

En Islandia ha aparecido en el año 2001 la cavansita. Esta especie fue hallada en el este de la isla, asociada a heulandita, estilbita y calcita.

Además de estos minerales, recientemente se han caracterizado 2 nuevas especies descubiertas en las lavas recientes de los volcanes Eldfell y Hekla: la Eldfellita (NaFe(SO4)2) y la heklaita (KNaSiF6). Ambas aparecen como costras de cristales microscópicos provenientes de la desgasificación de las lavas, en fumarolas, apareciendo en vacuolas y grietas, o cubriendo la superficie de las mismas.

Referencias

  • Famous mineral localities: zeolites from Iceland, V. Betz. The Mineralogical Record, volumen 12, nº 1 Enero-Febrero 1981. Smithsonian Institution. Washington DC. USA.
  • Así se hizo la Tierra: Islandia. A&E Television y Pioneer TV para Canal de Historia, 2008 https://www.youtube.com/watch?v=Wgzy5L3KjQg
  • The minerals of Iceland (with note on Zeolitic Occurences and Associations). B.L.Gratacap. Bulletin of the New York Mineralogical Club, nº 1, 1907. Nueva York, USA.