El Museo Mineralógico de Baia Mare (Bulevardul Traian 8, Baia Mare 430212, Rumanía) nació en el año 1989. La colección de minerales comenzó a tomar forma en 1969 alrededor de una pequeña colección de minerales creada en 1502, recogida y almacenada durante años en un almacén del Maramures County Museum.

Poco a poco, con el esfuerzo de mucha gente y muchas horas pasadas bajo tierra, a través de adquisiciones y donaciones, la colección fue creciendo superando las 3000 muestras ya en 1975. El desarrollo que alcanzó la colección motivó ya en 1976 que ésta se estableciese como una sección independiente del museo del condado de Maramures, y 9 años más tarde, en 1985, el número de muestras depositadas alcanzaba ya las 14000.

Su departamento de desarrollo ha permitido con el tiempo su transformación en un museo propio e independiente y después de haber pasado por varias localizaciones, en 1989 fue trasladado a la ubicación en la que se encuentra actualmente. Hoy en día cuenta con más de 16.000 muestras.

Los objetos expuestos proceden de diversas zonas, entre las que destacan: Cavnic, Herja, Baia Sprie, Băiuţ, ILBA, River Sasar, Baia Borsa y Räzoare.

El edificio actual del museo consta de 900 metros cuadrados, dentro de los cuales se ubican la exposición principal, la sala de exposiciones temporales, los almacenes y las oficinas administrativas. Dado su gran interés por la divulgación del patrimonio minero y mineralógico, el museo ha ido organiz

ando varias exposiciones tanto dentro del país como en el extranjero

El museo alberga la colección más valiosa de mineralogía regional de Europa. En 1968, el director y fundador de la iniciativa, prof. Victor Gorduz, creó la colección de minerales, y en 1976 se estableció el Departamento de Ciencias Naturales. En 1989 la exposición se desplaza a una nueva sede del bulevar Traian no. 8 y el Museo de Mineralogía de Maramures se establece como una institución independiente en 1992. El museo está ubicado en un edificio contemporáneo, terminado en 1986 y cuenta con cerca de 19.000 muestras de depósitos de metales no ferrosos en el área de la OEA-Gutai Montañas-Tibles.

Se exhiben alrededor de 1000 piezas, y la exposición principal se distribuye de la siguiente manera: La planta baja contiene la parte científica, que comprende tres secciones (petrografía, mineralogía y yacimientos), con un precioso bloque tridimensional que muestra la geología rumana y de la región de Maramures. En el piso de arriba se encuentra la exposición de minerales, conocidos por los mineros rumanos como “flores de la mina“.

2011 marcó la puesta en marcha de la nueva ala del edificio, con un servicio cultural importante y múltiple, que incluye salas para la organización de exposiciones temporales, una sala de conferencias, taller educativo y biblioteca, archivo y almacenamiento y preservación.

Es un museo poco conocido fuera de Rumanía pero de excepcional calidad, donde los aficionados a la geología y la mineralogía podrán disfrutar de las maravillas extraídas de las minas rumanas durante la segunda mitad del S-XX. La mayoría son muestras de tamaño extraordinario y que raramente se pueden ver en ferias de coleccionismo, que representan las paragénesis clásicas de la mineralogía rumana.

Sin duda una parada obligada si se visita este precioso aunque desconocido país, que alberga joyas como ésta que harán las delicias de cualquier viajero.