Relacionada con las rocas basálticas de las Watchung Mountains, existe al suroeste de las mismas afloramientos de dolerita o diabasa de edad triásica, que forman diques que contienen mineralizaciones de Cu-Fe, calcita y zeolitas: natrolita y estilbita.

Estos minerales se han formado junto a una falla que corta estos diques y que ha actuado de trampa para los fluidos mineralizadores, lo que ha permitido el depósito de los mismos, formando cristales de calcopirita-pirita de más de un centímetro de arista y ejemplares de estilbita de tamaño similar, bien cristalizados, no siendo muy frecuentes en el mercado, debido a lo remoto del yacimiento, su escasa producción de minerales de cierta calidad y su desconocimiento fuera de los Estados Unidos.

En general, las piezas disponibles de esta localidad suelen ser de interés para los aficionados a los micromounts.

Moore’s Station Quarry

Una de las canteras que en tiempos recientes ha dado buenos ejemplares de colección está situada en el condado de Mercer, en New Jersey: la conocida como Moore’s Station Quarry, situada a 1,6 km. de una vía férrea, en las proximidades de una antigua estación y cerca de una relativamente conocida mina de barita: la mina Hopewell. En la zona hay al menos dos canteras, una abandonada en el siglo XIX y otra activa desde 1982 que ha producido los ejemplares coleccionables en tiempos recientes. Sin embargo, se conocen piezas procedentes de esta zona desde el siglo XIX.

La primera especie destacada del yacimiento son la estilbita, que forma cristales prismáticos biterminados de hábito tabular, de un color amarillo verdoso o blanco pardusco, translúcidos, maclados, pero sin formar las clásicas asociaciones en forma de gavilla tan típicas de la especie. El tamaño suele ser pequeño, pero no dejan de revestir interés por su asociación a sulfuros de Cu-Fe y su calidad.

La otra especie destacada es la calcopirita, que aparece formando masas, cristales irregulares o gránulos del típico color amarillo latón irisado, claramente diferente de la pirita, que también aparece en ocasiones. A diferencia de la estilbita, es más raro encontrar cristales de calidad, suelen estar fracturados o rotos, a pesar de ser de cierto tamaño, superando el centímetro. El hábito habitual que presentan es el tetraedro, o mejor dicho, el biesfenoedro pseudotetraédrico, ya que cristaliza en el sistema tetragonal.

Esta localidad tiene la particularidad de dar buenos cristales de estas dos especies a pesar de que el área mineralizada es pequeña.

 

Para más información: