Cuando uno comienza en el mundillo del coleccionismo de minerales, aparte de tener una vitrina donde exponer sus piezas y adquirir una buena lupa para observar los detalles de las mismas, también desea tenerlas clasificadas. Gracias a la actual tecnología fotográfica digital, muchos coleccionistas pueden fotografiar minerales de su colección para hacer una clasificación de sus piezas incluyendo imágenes, o para cualquier otro uso, como compartirlas en alguna red social o en su propio blog.

Esta necesidad de observación y fotografiado es prácticamente obligatoria cuando se coleccionan micromounts, porque si no es imposible observarlos.

¿Qué son los minerales micromounts?

Los micromounts son minerales de pequeño tamaño, y usualmente contienen cristales diminutos, que muchas veces apenas se ven a simple vista. Obviamente tomar fotos de ellos no es sencillo. Se necesita un equipamiento específico.

Útiles para fotografiar minerales micromount

Existen distintas métodos y herramientas que podemos utilizar a la hora de fotografiar minerales, principalmente:

  • Adaptadores para cámaras de fotos réflex. Hay diferentes adaptadores según usos. Unos nos permitirán fotografiar minerales utilizando un estereo-microscopio o una lupa binocular. Otros nos permitirán fotografiar minerales utilizando un fuelle con un carril micrometrico y algún objetivo de microscopio. Otros nos permitirán acoplar directamente un objetivo de microscopio con o sin anillos de extensión.
  • Otro sistema para fotografiar minerales es usar una cámara digital incorporada a oculares especiales que sustituyen a los oculares tradicionales, que se conectan fácilmente a un ordenador personal a través de un puerto USB. Normalmente estos periféricos son bastante caros, amen de la lupa binocular.
  • Sin embargo, existen otros periféricos para fotografiar minerales que tienen las dos piezas en una: los microscopios USB. Estos instrumentos, son de fácil adquisición en Internet, tienen un precio bastante asequible e incorporan el correspondiente software de captura de imágenes, y además, son relativamente sencillos de utilizar, así que son una buena opción para fotografiar minerales sin nuestra economía no nos permite grandes inversiones. No obstante, presentan un inconveniente: la calidad de la imagen que se obtiene con ellos no suele ser muy buena.
    Para sacarle partido al aparato hay que utilizar software de retoque de imágenes que nos permita mejorar y reparar las imperfecciones que aparecerán en ellas.

Problemas al fotografiar minerales micromount

Cuando nos pongamos a fotografiar minerales debemos tener varios aspectos en cuenta:

  • La luz. Este aparato incorpora iluminación frontal, que puede cegar la imagen con el brillo que provoca en los cristales que queremos fotografiar. Muchas veces será necesario utilizar otra fuente de luz indirecta o lateral, para buscar la mejor combinación de luces a la hora de tomar la instantánea.
  • El enfoque. Como bien conocemos los usuarios de una lupa, es imposible centrar a la vez el primer plano y el fondo, uno de ellos aparece siempre borroso cuando no se hallan a la misma distancia del objetivo. La única forma de minimizar este efecto es colocar la pieza a fotografiar de manera que la parte que enfoca el aparato esté alineada en el mismo plano lo mejor posible. Esto implica que muchas veces no se podrán fotografiar bien piezas que sean muy irregulares, aunque esto se puede atenuar como veremos más adelante.
  • El color. Muchas veces la iluminación puede falsear el color del mineral y otras veces el aparato o el software son los que alteran el color de la imagen al tomar la fotografía.
  • La resolución. Estos aparatos no proporcionan una alta resolución, por lo que esto puede representar un problema en algunas ocasiones.

Una vez que hemos conseguido fotografiar la pieza minimizando los defectos del aparato, hay que someterla al tratamiento digital. Para ello podemos utilizar paquetes de retoque fotográfico, muchos de ellos son gratuitos, por lo que el coste es muy reducido o nulo. Aquellos que dominen programas más caros, como el conocido Photoshop tendrán a su disposición una herramienta potente, pero la licencia de este programa no es barata. Aquí mostraremos el uso de dos programas gratuitos que nos servirán perfectamente para nuestros propósitos.

Cómo fotografiar minerales micromount

Que el lector esté tranquilo porque no vamos a impartir un plúmbeo curso de informática en este artículo, pero si unas nociones básicas para fotografiar minerales, ilustradas con ejemplos de imágenes ya procesadas, de cómo tratar las imágenes con estas herramientas. Asimismo si buscamos en Internet hay otros programas gratuitos o con versiones de evaluación que pueden servirnos, sobre todo programas de retoque fotográfico y visores de imágenes.

El que escribe estas líneas no es sino un fotógrafo aficionado, por lo que un profesional tendrá un mejor conocimiento de las técnicas aquí descritas y dispondrá asimismo de medios técnicos más avanzados para realizar instantáneas de superior calidad. Sin embargo, con un poco de paciencia y experimentando podremos obtener imágenes de una calidad mas que aceptable, como veremos en los ejemplos que ilustran este artículo.

Programas para retocar fotografía de minerales micromount

Los paquetes informáticos que vamos a usar para retocar las imágenes tras finalizar de fotografiar minerales son el GIMP y el CombineZP.

El software GIMP es un potentísimo paquete de retoque de imágenes, similar en su filosofía de trabajo al conocido PhotoShop, y que fue desarrollado inicialmente para Linux, y del que también existe una versión bajo Windows; es gratuito y se puede encontrar en http://www.gimp.org. Si uno no quiere gastar su dinero en un buen programa de retoque de imágenes como el Photoshop, GIMP cumple sobradamente los requerimientos de un usuario exigente.

El CombineZP es un programa que permite combinar varias imágenes en una sola, solapándolas y eliminando los defectos que puedan tener para lograr una imagen más nítida. Es una herramienta muy útil como veremos más adelante. Se puede descargar en http://www.hadleyweb.pwp.blueyonder.co.uk/CZP/files.htm, descargando el fichero combinezp.msi.

El resultado que proporciona el CombineZP suele ser muy bueno, pero a veces es difícil de aplicar al microscopio USB por un pequeño problema: la peana en la que va montado es bastante inestable, cuando uno intenta fotografiar varias veces la pieza, al mover el mando de enfoque, muchas veces acaba por desplazarse del eje original, por lo que las imágenes no son del mismo encuadre. Esto lo puede solucionar algún fotógrafo manitas que pueda montar el aparato sobre un soporte estable que permita subir y bajar el instrumento de forma fiable.

Opciones básicas de retoque fotográfico

Una vez terminamos de fotografiar minerales tenemos que editar y retocar las fotos que hemos obtenido, según la necesidad. Cada programa de retoque fotográfico tiene su propia mecánica de funcionamiento, pero las opciones básicas que debemos utilizar para reparar esta clase de imágenes son:

  • Corrección del brillo y del contraste de la imagen, cuando ésta presente una excesiva iluminación, llevando cuidado para no falsear el color de la imagen.
  • Corrección del color, puede ser necesaria combinada con la anterior. Sin embargo, hay que ser muy cuidadoso con estas herramientas para no falsear también el color de la imagen. El comando deshacer, que la mayoría de los programas tienen, hay que tenerlo presente por si el resultado no es el deseado.
  • Recorte. Este comando sirve para reducir el área del a imagen, pudiendo eliminar la parte desenfocada de la misma.
  • Enfoque. Esta herramienta es muy útil para corregir los pequeños defectos de enfoque que pueda presentar la imagen. También hay que ser cuidadoso con ella para evitar que la imagen se remarque excesivamente, se pixele en exceso y parezca artificiosa.
  • Redimensionado. Normalmente la resolución suele ser bastante alta. Cuando esta resolución es elevada, los defectos de la imagen son más evidentes.

Una vez que hemos aplicado los procesos anteriores, podemos reducir el tamaño de la imagen. La experiencia nos dirá cual es el mejor porcentaje de reducción en cada caso. Yo utilizo normalmente del 50% al 60%, que me da una resolución bastante aceptable, y permite reproducir las imágenes en un DVD casero, por si queremos verlas en nuestra televisión.

Formatos en los que guardar las fotografías de minerales

Si usamos el formato JPEG debemos guardarla con calidad elevada. Hay que recordar que el JPEG es un formato comprimido y si usamos una ratio de compresión alta, perderemos mucha calidad. Si no queremos perder calidad se puede usar un formato de mapa de bits, tipo BitMap de Windows, pero debemos recordar que ocupará más espacio en el disco duro, y a la hora de subirlas a la red serán mucho más pesadas. Otro formato, más profesional, es el TIFF, estándar fotográfico que guarda los tonos de color de cada píxel por separado. Este formato es usualmente utilizado en las imprentas por la calidad que ofrece.

Uso del microscopio USB

Para fotografiar minerales lo primero que haremos será familiarizarnos con el uso del microscopio USB. En este caso el modelo utilizado es un Digimicro de 1,3 megapíxeles de resolución.

Pantalla de trabajo de CombineZP para la edición de la foto tras fotografiar minerales.Una vez que desembalemos el instrumento, junto a él se incluye un CD con el software y los controladores el aparato. Debemos instalarlo siguiendo las pertinentes instrucciones. Una vez conectado, nos aparecerá un dispositivo dentro de Mi PC: USB Digital Microscope. Al pinchar en él se abre la pantalla de trabajo, tal y como se ve en la imagen de la página anterior. En esta pantalla de trabajo, la imagen mayor corresponde a lo que está observando la cámara en este momento. Las imágenes menores que aparecen en la parte inferior son las fotografías que hemos tomado con el instrumento.

En el menú de la parte izquierda de la pantalla, en tareas de la cámara están los 2 comandos clave del instrumento: tomar una nueva imagen y eliminar todas las imágenes de la cámara. Para tomar una nueva imagen, una vez que hemos centrado el enfoque del aparato y hemos graduado la luz (este modelo en concreto dispone de 2 intensidades diferentes) para lograr el resultado más adecuado, que podremos ver en nuestro monitor, pinchamos en tomar una nueva imagen y la nueva imagen capturada aparecerá en la parte inferior de la pantalla, al final de las imágenes previamente tomadas.

No es recomendable, por la inestabilidad del soporte del aparato, usar el botón que tiene para hacer las fotografías. Esa imagen no puede manipularse directamente desde esta carpeta donde se ha guardado, por lo que pincharemos sobre ella con el botón derecho del ratón y en el menú que aparece seleccionaremos donde queremos copiarla o guardarla. Será sobre esa copia sobre la que podremos trabajar.

Si nos fijamos bien, en la barra de tareas, en la esquina inferior derecha tendremos un iconito que representa la cámara. Pinchando sobre el con el botón derecho nos aparecerá un menú donde la opción más importante es la de Open Property Page. Aquí podremos modificar algunas opciones interesantes sobre el color, nitidez, etc. Si es importante marcar dentro de la pestaña configuración, control de imagen, las casillas de voltear imagen e imagen simétrica. Así nos aparecerá la imagen en nuestro monitor con la orientación con la que nosotros la observamos a simple vista.

Esta casilla por defecto no aparece marcada. Las demás casillas se marcarán o no dependiendo de lo que nos dicte la experiencia. Yo tengo marcada la exposición en automático y también las casillas de baja luminosidad y comp. luz de fondo. La pestaña efectos en principio no nos interesa, y en la pestaña zoom podemos controlar los aumentos de 200 a 600. Yo lo tengo marcado a 200. El zoom no es óptico, sino digital, por lo que en cuanto lo aumentemos se apreciará la interpolación y el pixelado de la imagen, y lógicamente perderemos detalles, lo que no nos interesa en absoluto.

Otra opción importante es la opción Snap Shot. Esta opción nos permite seleccionar la resolución de la imagen que vamos a tomar con el microscopio. Por defecto viene en la máxima que el aparato permite, en el modelo que poseo es de 1280×1024 píxeles. No es recomendable cambiarla a una menor, y aunque hay opciones de mayor resolución, solo serán aplicables a instrumentos con mayor resolución.

Procesado digital de la imagen: GIMP

Una vez que hemos tomado la imagen, procederemos a su retoque. Para ello habremos descargado e instalado siguiendo sus correspondientes instrucciones los programas GIMP y CombineZP.

gimp programa para editar imágenes tras fotografiar mineralesLa pantalla de trabajo que muestro corresponde a la versión GIMP 2.6. El programa está completamente traducido al español. Es recomendable descargarse asimismo la ayuda o tener conexión a Internet para poder consultarla en línea.

Este programa tiene numerosas opciones que nos permitirá retocar nuestras imágenes para buscar los efectos y acabados que deseamos. La potencia de este software es sorprendente, teniendo poco que envidiar a la de otros paquetes comerciales.

La filosofía de trabajo de este programa está basada en el trabajo con capas, similar al funcionamiento del conocido Photoshop de Adobe, por lo que aquellos lectores que estén familiarizados con este último encontrarán un entorno de trabajo muy similar ya que muchas de las herramientas y procedimientos de trabajo son similares a los de este programa comercial. Es un sistema que al principio puede resultar algo dificultoso para los novatos, pero que tiene sus ventajas.

Primeros pasos

Para empezar, debemos cargar la imagen tomada con el microscopio desde el directorio del disco duro donde la hayamos guardado previamente. Para ello usamos la opción abrir del menú archivo. Es muy recomendable, por no decir imprescindible, guardar una copia del original y trabajar sobre esa copia.

A nuestra derecha en la pantalla de trabajo nos aparece por defecto la caja de herramientas y a nuestra izquierda el historial de deshacer sumamente importante si nos equivocamos, ya que nos muestra el historial de operaciones que hemos hecho sobre la imagen pudiendo retroceder en cuanto pinchemos sobre una de ellas al estado previo a su ejecución; también muestra las pestañas del manejo de capas y una pestaña de pinceles. Pueden más añadirse más pestañas con diferentes herramientas, ya que el programa es muy configurable por el usuario. Es importante saber que si queremos desmarcar cualquier herramienta, la tecla esc la desmarca. Asimismo el menú herramientas de la barra de menús contiene todas las herramientas de la caja de herramientas.

Procesando la imagen tras fotografiar minerales

Una vez hemos terminado de fotografiar minerales debemos revisar el trabajo y valorar si es necesario procesar las fotografías para mejorar su calidad.

Recortar

Comenzaremos el procesado de la imagen con la herramienta recortar. Esta es útil para recortar la imagen que hemos tomado, para dejar la parte de la fotografía que nos interesa y eliminar los bordes, que muchas veces estarán borrosos debido al desenfoque.

Esta herramienta está en la caja de herramientas. Su uso es sencillo: se pincha sobre la herramienta, recuadramos el trozo a conservar y se pica 2 veces sobre él con el botón izquierdo del ratón. Si continuamos explorando la caja de herramientas, encontraremos otras dos herramientas útiles para corregir defectos en el fondo de la imagen: herramienta de clonado y herramienta de emborronado.

La primera copia selectivamente un trozo de la imagen y la segunda emborrona selectivamente un trozo de la imagen, algo similar a lo que puede suceder si pasamos un dedo sobre un trazo de tinta fresca en un papel. El tamaño del área a copiar o emborronar se selecciona en la pestaña de los pinceles, a un mayor pincel, mayor área.

Cuidado al elegir los pinceles porque algunos tienen efectos, y también hay que comprobar que la barra de espaciado de los pinceles, situada debajo de la pestaña pinceles presenta un valor muy bajo, si el botón está desplazado a la derecha nos generará un trazo discontinuo a puntos.

Hay que marcar la herramienta con el botón izquierdo del ratón manteniendo pulsada la tecla Ctrl., en el caso de la herramienta de clonado, mientras que en la herramienta de emborronado solo es necesario marcarla y para aplicarla mantener pulsado el botón izquierdo del ratón. Estas herramientas nos ayudarán a corregir pequeñas imperfecciones del fondo de las fotos, eliminar alguna pelusa que tuviere la pieza y operaciones similares.

Texto

Otra herramienta interesante es la herramienta de texto, que aparece como un botón con la letra A en la caja de herramientas. Esta opción nos permite crear una capa de texto sobre la imagen original. Aquí es donde se encontrarán cómodos los usuarios que hayan trabajado con Photoshop.

El sistema de capas permite añadir a la imagen original, que queda al fondo, transparencias con imágenes o textos que se superponen a la imagen original. Estas transparencias son totalmente independientes de la imagen inicial y asimismo se pueden manipular separadamente.

El menú capa nos da las herramientas para trabajar con capas: borrado, crear nueva capa, etc. Cuando hayamos terminado el trabajo definitivamente, fundiremos todas las capas creadas con la opción combinar hacia abajo, que funde las capas que quedan debajo de la que está activa en una sola. La capa activa es la que aparece remarcada en la pestaña capas de la ventana situada a la derecha de nuestra pantalla de trabajo.

Con la herramienta de texto se crea una capa de texto, que se puede observar en la pestaña capas. El texto es totalmente configurable en su color, fuente, tamaño, justificado, interlineado, etc. y puede desplazarse y redimensionarse de la manera que queramos fácilmente pinchando sobre el cuadro de texto que se crea en la nueva capa. Una vez que hayamos terminado combinaremos todas las capas como hemos visto anteriormente. La herramienta de texto debe ser la última en aplicarse, una vez que la imagen esté satisfactoriamente reparada. Debajo de estas líneas podemos ver una imagen con un texto insertado con esta herramienta.

Otras herramientas de GIMP

Hay otros útiles en la caja de herramientas, pero para nuestros fines no nos son en principio muy interesantes, salvo las herramientas de selección de la caja de herramientas seleccionar, tijeras de selección y selección difusa que son fáciles de utilizar, y en determinados casos, pueden ser de utilidad para seleccionar alguna parte de la imagen que queramos modificar de forma independiente del resto, ya que podemos aplicar a la parte seleccionada por separado todas las herramientas del programa sin alterar el resto de la imagen.

Menús en GIMP

Colores

El primer menú que nos interesa que vamos a ver es el de colores. Este menú es sumamente útil debido a que nos permitirá corregir el color, brillo y contraste de la imagen.

Dentro del menú colores hay muchas opciones, describiremos las principales que nos pueden ser útiles. La primera opción es la del balance de color. Esta opción es sumamente útil pero hay que manejarla con cuidado. Una vez que pinchamos sobre ella nos aparece un cuadro con tres barras desplazables de los colores básicos. También nos aparecen tres puntos: los tonos medios, sombras y puntos de luz, y por último 2 cuadros de selección: conservar la luminosidad (para evitar aclarar y oscurecer la imagen) y vista previa, que recomiendo mantener marcados.

Por último arriba tenemos los ajustes prefijados, que permite la importación de ajustes previamente creados o usar los que hemos utilizado en otras ocasiones. Para ajustar el balance de color simplemente seleccionamos los colores a ajustar y los tonos medios, sombras o luces a modificar. Un ejemplo de imagen ajustada es el siguiente:

Tono y saturación

La siguiente herramienta importante del menú colores es la llamada tono y saturación. Esta herramienta permite modificar el tono, la saturación y la luminosidad de varios canales de color de la imagen. La siguiente opción interesante es brillo y contraste, muy útil para modificar la luminosidad de la imagen, permitiendo realzar detalles de la misma y eliminar los defectos de luminosidad que presente la instantánea.

El uso es simple, manteniendo la casilla de selección de vista previa marcada, modificamos el brillo y el contraste de la imagen desplazando los botones correspondientes que aparecen en el cuadro de diálogo. La herramienta niveles ajusta los niveles de los colores primarios. Esta puede resultar de utilidad para corregir el color de la imagen. La herramienta posterizar reduce el número de colores de la imagen, la herramienta desaturar elimina el color de la imagen, dejándola en blanco y negro, la herramienta curvas modifica la curva de color de la imagen y por último la herramienta invertir, invierte los colores. Estas cuatro últimas herramientas no nos son en principio muy útiles para nuestros fines. Las demás opciones del menú colores no nos interesan.

Filtros

Por último, en el menú filtros hay una opción muy interesante que es básica y muy útil: la opción realzar. Dentro de esta hay varias posibilidades. Las dos primeras, antialias y desentrelazar pueden ser útiles en determinados casos, la experiencia nos dirá cuando aplicarlas.

La opción desparasitar nos puede reducir los detalles de la imagen o difuminarla. La opción enfocar si es muy potente. Nos permite definir los bordes y los detalles de la imagen. Al pinchar sobre ella nos aparece un botón desplazable que nos marca la agudeza de la imagen. No es recomendable aumentarla en exceso ya que si no pixelaremos la instantánea.

Para ver el resultado activaremos la casilla de vista previa. Otra opción interesante es el filtro NL que también permite enfocar y realzar la imagen. En esta opción nos aparecen tres casillas para elegir: media seleccionada alfa, estimación óptima y realce de bordes.

Esta última es la que nos interesa. La marcaremos y desplazaremos los botones desplazables alfa y radio hasta lograr el aspecto buscado. Las 2 primeras opciones suavizan la imagen y la difuminan, por lo que no nos son en principio muy útiles. La opción máscara de desenfoque cambia la iluminación de la imagen, por lo que debe usarse con cuidado. Su uso es sencillo: desplazando los botones radio, cantidad y umbral que nos aparecen como opciones. El resto de las opciones del menú filtros aplican efectos artísticos y en principio no nos interesan.

Archivo

Una vez hayamos procesado la imagen la guardaremos, en el menú archivo, guardar como o guardar una copia. Si utilizo guardar machacaremos la imagen original que habíamos abierto y a lo mejor eso no nos interesa, por eso es recomendable utilizar las otras opciones. Este programa es algo engorroso en este aspecto ya que al provenir del Linux, no usa los típicos menús nativos de Windows, por lo que a algunos usuarios les resultará algo incómodo el manejo de ficheros, pero aún así no es muy complicado y puede adaptarse uno rápidamente.

Combinando imágenes: CombineZP

Al principio de este artículo hemos hablado de la utilidad del software CombineZP. Ahora veremos como se utiliza.

Ejemplo de imagen generada con CombineZP. Es una combinación de 3 instantáneas donde hemos eliminado el desenfoque de las mismas. Posteriormente la hemos procesado con GIMP. El resultado como se aprecia es bastante bueno.

Ejemplo de imagen generada con CombineZP. Es una combinación de 3 instantáneas donde hemos eliminado el desenfoque de las mismas. Posteriormente la hemos procesado con GIMP. El resultado como se aprecia es bastante bueno.

Lo primero que hay que decir es el uso de CombineZP es previo al uso de GIMP. Cuando el resultado que obtengamos con CombineZP sea satisfactorio, la imagen generada será tratada con GIMP. En algunas ocasiones la imagen del microscopio USB será lo suficientemente buena para no necesitar tratarla con CombineZP, pero otras veces sí será necesario.

Pantalla de trabajo de CombineZP.

Pantalla de trabajo de CombineZP.

El uso del programa, aunque está en inglés, no es complicado. Una vez hayamos lanzado el programa, cargaremos una pila (stack) de imágenes tomadas con el microscopio con el botón NEW. Todas deben ser del mismo objeto, todas tomadas desde la misma posición y en el mismo eje, variando solamente el enfoque de las mismas, en unas estará una parte del objeto más definido que en otras, donde habremos centrado otras áreas. El programa fundirá todas las imágenes y nos proporcionará una instantánea con los desenfoques eliminados o atenuados en gran parte. El cuadro de diálogo que se abre con el botón NEW nos permite marcar múltiples ficheros.

Una vez cargados, el menú de cascada situado a la derecha nos muestra los métodos más habituales para combinar las imágenes. Se puede elegir uno de ellos o marcar All methods con lo que usará todos. La opción load macro set nos permitirá cargar y ejecutar métodos de procesado alternativos, aunque con los que trae por defecto suele ser suficiente. Si queremos restaurar los procedimientos estandarizados del programa, la opción restore standard macros lo hace. Para ejecutar el programa, pincharemos sobre el botón GO.

Dependiendo de la potencia de la máquina sobre la que este corriendo, el proceso tardará más o menos tiempo. Al finalizar nos mostrará en pantalla el resultado. Debemos salvarlo usando el botón SAVE. Este botón grabará en un fichero JPEG el trozo de imagen que hayamos recuadrado previamente manteniendo pulsado el botón derecho del ratón mientras lo desplazamos sobre la pantalla para seleccionar el recuadro a salvar. Si nos fijamos atentamente, los bordes de la imagen que genera el programa están deformados, por lo que se debe salvar la imagen eliminándolos; por eso marcaremos el trozo a salvar previamente. Al pinchar SAVE, nos aparecerá el cuadro de diálogo para darle el nombre a la fotografía y guardarla en nuestro disco duro.

El resto de los menús no nos son de utilidad, salvo que queramos utilizar el editor de macros o ampliar las opciones del programa. Para ello pincharemos sobre el botón que nos abre los menús profesionales del programa. No obstante, a nosotros el modo sencillo que aparece por defecto nos es más que suficiente.

Una tecla olvidada

En nuestro teclado existe una tecla que nos permite copiar lo que nos aparece en pantalla: la tecla imprimir pantalla, que en los teclados expandidos se halla en el bloque de teclas situado sobre los cursores. Cuando la pulsamos aparentemente no sucede nada, pero acaba de guardarnos en memoria una instantánea de lo que aparecía en nuestro monitor cuando la pulsamos. Cuando cargamos seguidamente cualquier programa: editor de textos, editor de imágenes, etc. si vamos a la opción pegar que muchos tienen, nos insertará en el archivo que tengamos abierto el recorte de la pantalla. Esta tecla puede ser de utilidad combinada con el programa GIMP o con el mucho más sencillo y que suelo utilizar yo: el humilde Paint de Windows.

¿Para que utilizar esta tecla?

A veces nos interesa tener una imagen de baja resolución de lo que nos está mostrando el microscopio USB. Para evitar tener que redimensionarla o recortarla, si imprimimos la pantalla de trabajo del microscopio, la salvamos en el Paint (o con GIMP o cualquier otro editor de imágenes) para poder procesarla posteriormente.

Algunos consejos para fotografiar minerales

Para fotografiar minerales micromount hay que armarse de paciencia, tener el pulso firme y tener ganas de perder mucho tiempo descartando imágenes que no tengan la calidad suficiente y procesando las obtenidas hasta lograr un resultado satisfactorio. Cuando nos ponemos a fotografiar minerales de pequeño tamaño es fácil tardar en tomar una buena imagen y procesarla digitalmente más de media hora.

A la hora de ponernos a fotografiar minerales, muchas piezas que a simple vista pueden parecer prometedoras no lo serán vistas al microscopio, y viceversa. Serán difíciles de fotografiar aquellas con la matriz muy clara, o que los cristales sean muy pequeños, los minerales pulverulentos o masivos.

El tamaño ideal de los cristales para fotografiar minerales con este instrumento está entre los 2 o 3 mm y los 10 mm. Si son demasiado pequeños, aparecerán muy pixelados y para los grandes no se necesita microscopio. Siempre será interesante buscar piezas con contraste de color entre el mineral a fotografiar y la matriz (que el mineral sea claro y la matriz oscura o al revés).

También hay diferencias a la hora de fotografiar minerales en función del tipo de mineral. Los cristales muy brillantes como los cuarzos serán complicados de fotografiar, hay que jugar con luces indirectas para lograr la mejor iluminación a la hora de tomar la imagen. También son difíciles de retratar los minerales transparentes. Sin embargo, jugando con la luz y la posición del microscopio se pueden lograr fotografiar minerales con la calidad de las fotografías que ilustran estas páginas. Algunos minerales agradecidos a la hora de fotografiarlos son por ejemplo las calcitas, las dolomitas, la siderita, la libethenita, algunas natrolitas y las fluoritas.

Otros que son particularmente recalcitrantes son el apatito de Jumilla, las pistacitas de Albatera, la azurita cuando la matriz es oscura, la malaquita, los cuarzos con inclusiones, la cornwallita, etc.; aunque cada pieza es un mundo, como se puede observar en las siguientes fotografías.

2010, 2011 Ginés López García.